Es el objeto que más les marca desde pequeños, todo un tranquilizador y reconfortador en cualquier momento. Pero algún día toca despedirse de él, ¿cómo dejar el chupete sin traumas? Desde EiMenuts te contamos todo sobre el chupete y cuáles son los métodos para retirar este gran hito. 

Conforme pasan los meses y el niño crece, la necesidad de chupar va desapareciendo sola y busca otras alternativas para consolarse, como por ejemplo, un juguete o peluche, mamá y papá. Al tratarse de un proceso gradual, lo más recomendable es no obligarle a dejar el chupete de forma total y menos antes de que cumpla los dos años. 

¿Por qué es necesario retirarlo?

El chupete puede ocasionar efectos negativos, si cumplidos los tres años lo sigue usando, como:

Malformación en la mandíbula y dientes. El maxilar superior puede llegar a desplazarse hacia delante o al cerrar la boca los dientes no coincidan con los inferiores.

Infecciones en la boca.

Riesgo de otitis puede llegar a aumentar un 33%.

Retraso en el habla, cuando el niño pasa tanto tiempo con el chupete en la boca, este le impide hablar menos y mover su lengua de manera natural.

Métodos para quitar el chupete poco a poco

✔ Hay que elegir el momento adecuado, por ejemplo, debemos evitar que la retirada del chupete se compagine con otras situaciones del pequeño como puede ser la adaptación en la escuela infantil, la retirada del pañal o la llegada de un hermanito.

Involucrar a las personas que cuidan del niño, ya sean los abuelos, canguro o educadores de la escuela infantil, lo correcto sería que siguiesen la estrategia que hayas elegido.

Afrontar la situación con calma, la retirada del chupete puede provocar en el pequeño momentos de llanto y nerviosismo. Debemos de actuar cariñosos pero no ceder cuando reclame el chupe.

Asociar el chupete con un mal sabor y ponerle algo al chupete para que lo deje, un método muy intervencionista que no suele fallar. Como por ejemplo, frotar la tetina con limón.

✔ Utilizar la fantasía para explicarle que el chupete se lo ha llevado un hada. A cambio de contarle que el hada se lo llevará para siempre, puedes dejarle a cambio un regalo que seguro que le hace muchísima ilusión.

Elogiarlo ante familiares. Cuando el pequeño esté delante, podemos comentar que ya es mayor y no usa chupete. De este modo, estaremos reforzando su conducta.

✔ Con una predisposición positiva, todo será mucho más fácil.

 

Desde la Escuela Infantil Mentus, esperamos que estos consejos y métodos sean útiles y os ayuden con la retirada del chupete.

 

También te puede interesar…

Claves para gestionar la frustración en los pequeños

Como se socializan tus hijos e hijas

Técnicas para jugar con nuestros hijos

Escribe un comentario