Las emociones, esas reacciones que experimentamos y manifestamos y que suelen ser las causantes de una conducta u otra. Nuestros sentimientos pueden influir en nuestra vida, ante una persona, un lugar, una situación determinada,…Las utilizamos para encontrar nuestro hueco, nuestra forma de ser, lo cual nos hará acercarnos más al resto o alejarnos, dependiendo de lo que sintamos. No obstante, las emociones no son fáciles de manejar o reconocer, no lo son para los adultos, y mucho menos para los más peques.

En E. I. Menuts sabemos cuan importantes son en nuestro día a día, ya que gracias a ellas controlamos nuestras acciones y desde pequeños vamos construyendo nuestra identidad, autoestima, seguridad y confianza.

Para nosotros con un pilar básico en la educación desde la edad más temprana, ya que enseñamos de esta forma a saber cómo enfrentarse a las dificultades que se nos platean a lo largo de nuestra vida.

De hecho, la infancia es una etapa crucial en el aprendizaje y manejo de las emociones, por lo que en E. I. Menuts forman parte de nuestro plan educativo en todo momento.

Y es que durante los primeros años de vida, los niños tiene la capacidad de aprender muy rápido, por lo que esta etapa, las experiencias y el aprendizaje que se den durante esta son muy importantes para el enriquecimiento personal.

Precisamente por eso, una de las principales preocupaciones de los padres es si su hijos serán felices y aprenderán a manejar y expresar sus emociones y así poder comunicarse y abrirse con el resto.

Algunos puntos clave en la educación emocional:

– Motivar a los niños a que resuelvan sus problemas, siempre prestándoles la ayuda necesaria.
– Reconocer y valorar su esfuerzos por hacer bien las cosas y aprender.
– Enseñarles los valores de respeto y la ayuda, así como la importancia de compartir.
– Ayudarles a conocerse: lo que les gusta, lo que nos les gusta, lo que necesitan,…
– Los errores siempre son positivos, forman parte del aprendizaje.
– Siempre es bueno poner palabras a las emociones y expresarlas.

Como hemos explicado, esta habilidad debe aprenderse desde la infancia a través de un adecuado desarrollo emocional. Precisamente desde E. I. Menuts lo sabemos y aportamos a nuestros alumnos un espacio en el que a través del juego sean capaces de identificar, comprender, expresas y manejar adecuadamente lo que sienten en cada momento. Ayudándolos así a ir incorporando poco a poco recursos que les ayuden a afrontarlas en su día a día.

Escribe un comentario