Se acerca una de las épocas del año que con más ilusión esperan los más pequeños de la casa. Y es que la Navidad es el momento en el que reciben aquellos que tanto les gusta, los regalos. Y es que no hay mejor recompensa que ver la sonrisa y la ilusión de los niños abriendo sus regalos, pero hoy en día estos suelen ser demasiados. Todos queremos conseguir ser cómplices de esa felicidad, por lo que los peques acaban recibiendo presentes de padres, abuelos, tíos, amigos, etc. El resultado: un montón de juguetes con los que no son capaces de pasar más de un día seguido. Esto se conoce cono el síndrome del niño hiperregalado.

Según los últimos estudios realizados, los niños reciben durante la Navidad diez veces más regalos de los que de verdad necesitan. ¿Te has fijado que en la mayoría de casos el peque termina jugando con los mismos o creando sus propios juguetes?

El motivo es que ante tal avalancha de juguetes, los niños acaban por perder la ilusión y ante tanto estímulo se vuelven apáticos. Tanto es así que puede llegar el día en el que ni sepan lo que quieren para esas fechas tan señaladas. ¿Por qué? Porque ya lo tienen todo. Por eso debemos aprender que la Navidad no solo son regalos, sino ilusión, villancicos, alegría, tiendas decoradas, reuniones en familia, etc.

Precisamente para conseguirlo se ha creado la regla de los cuatro regalos, una máxima basada en cuatro principio muy sencillos:

1. Algo que sirva para llevar
Los niños crecen muy rápido y antes de que nos demos cuenta este chándal que le estaba perfecto, ahora le está justo. O esas zapatillas que tanto le gustaban ya están desgastadas. Por eso, esta es una oportunidad ideal para renovar su armario. Además con la cantidad de opciones que hay hoy en día seguro que podéis encontrar ropa, zapatos o complementos de esos dibujos que tanto le gustan, de modo que el regalo acabará haciéndoles la misma ilusión que si fuera un juguete.

2. Algo para leer
Hay que ayudar a los más peques a desarrollar su imaginación y que descubran todo lo que hay detrás de un libro o cuento. Y es que ¡nunca es pronto para empezar a disfrutar de la lectura! Desde E. I Menuts te recomendamos algunos títulos estupendos para que los niños se adentren en el mundo de la literatura: El hombre de Jenjibre, el Cascanueces y el Rey Ratón, Los Reyes Magos de Oriente, El gigante egoísta o Cuento de Navidad.

3. Algo que realmente deseen
Una de las cosas que más ilusión les hace a los peques es conseguir esos juguetes tan deseados que llevan viendo en tiendas y televisión todo el año. No obstante, hay que enseñarles a priorizar y ser selectivos, por lo que es recomendable que elijan solo uno de toda su larga lista. Como hemos explicado, recibir muchos regalos no les beneficia, ya que acaban perdiendo la ilusión.

4. Algo que realmente necesiten
Los niños están acostumbrados a tener todo lo que necesitan. Pero si les enseñamos a incluir esas pequeñas cosas en sus cartas de reyes aprenderán a valorar lo que tienen y la importancia de esos detalles que pueden pasar desapercibidos.

Además de los regalos, desde E. I. Menuts consideramos que los más importante para estas fechas es que los niños se sientan queridos y arropados por su familia. Que disfruten de la ilusión y la felicidad de estos días, pero que a la vez aprendan que lo material no siempre es lo prioritario.

Escribe un comentario