En el hogar es bueno que todos colaboremos en las tareas, y aunque es una tarea que recae principalmente en los adultos, los más pequeños también pueden participar desde edades tempranas. 

Implicar a los niños en las tareas domésticas es todo un reto pero con grandes resultados y beneficios para ellos. ¿Cómo podemos animarles a hacerlo? Transformando estas tareas en actividades divertidas, creatividad y mucha paciencia. En E.I. Menuts te contamos todas las ventajas que tiene esta tarea y algunas claves para lograr realizarla.

7 BENEFICIOS PARA LOS NIÑOS AL PARTICIPAR EN LAS TAREAS DEL HOGAR

❶ Mejora de la coordinación motora 

A través de tareas como vestirse solos, recoger los juguetes o hacer la cama, pueden estimular su coordinación motora, (equilibrio, sujetar objetos, coordinación ojo-mano, etc).

❷ Seguridad y confianza en sí mismo

Cuando los adultos cuentan con ellos para realizar este tipo de tareas, al final el niño se siente valorado y útil. Esto deriva en un aumento de su seguridad, autoestima y autonomía. 

Aprendizaje de cosas nuevas

No hay nada mejor para un niño que el dinamismo, enseñarles las tareas de casa será algo nuevo para ellos y le hará salir de su mundo lleno de juguetes.

Habilidades: Perseverancia y concentración 

El niño puede aprender a ser perseverante con un montón de ejemplos, uno de ellos es el de las tareas de casa. A largo plazo, la dificultad para el pequeño irá a más y éste se dará cuenta de que tiene que esforzarse para alcanzar lo que se propone y buscar soluciones a los posibles problemas o dificultades que le surjan. 

El entorno de los niños está lleno de estímulos, conseguiremos potenciar su concentración diversificando las tareas del hogar. Sirven para crear hábitos, evitar distracciones y todo esto poder extrapolarlo en otras actividades del niño. 

Trabajo en equipo

Como toda la familia colabora en las tareas del hogar, el niño se siente parte de ese equipo y sabe que su participación y colaboración es importante.

Potenciar la organización

El período sensitivo de los niños se encuentra entre los 2 y 6 años de edad, por lo que potenciar el orden a través de las tares del hogar es algo muy positivo y una virtud primordial en el pequeño.

Y a largo plazo…

✔ Mayor responsabilidad
✔ Autonomía
✔ Sentirán que valen por sí mismos

 

CLAVES PARA LOGRARLO:

¡Hazlo divertido!

Paciencia y ejemplo.

Conoce sus habilidades.

Se convertirá en un hábito.

 

Si comenzamos a poner en marcha esta práctica desde que son pequeños, se beneficiarán de todas las ventajas que supone colaborar en las tareas de casa y sus habilidades aumentarán y/o se desarrollarán con el paso del tiempo.

En nuestro blog podrás encontrar más entradas sobre temas muy variados, ¡échales un vistazo!

Escribe un comentario