En esta ocasión vamos a trabajar divirtiéndonos con una de las obras más encantadoras de este pintor. ¿Sabéis que en este cuadro podéis ver a más de 250 niños jugando a muchos juegos? Exactamente ¡84! Son los diferentes juegos populares que podemos observar. Os animo a pintar este cuadro de bonitos colores y con ayuda de papá y mamá encontrar algunos de dichos juegos que seguro alguna vez habréis jugado, como: jugar a las muñecas, a los dados, a los aros, a las peonzas, etc…Después podéis cortar la escena por las líneas indicadas y construir un bonito y fácil puzle vosotros solitos. ¿Os atrevéis?

Pieter Brueghel, nació en el año 1525 en Brée, Holanda y falleció el 09 de Septiembre de 1569 en Bruselas, Bélgica. Pieter Brueghel también conocido como “el viejo”, era un artista que se destacó principalmente como grabador y pintor.
A Pieter Brueghel se le atribuye la fundación de la escuela de Brueghel, la cual creó una famosa dinastía de pintores. Es sin duda el pintor holandés más representativo del siglo XVI y uno de los principales dentro de la cultura flamenca.

Se formó en el oficio de pintor junto al maestro Pieter Coeke van Aelst, pero desde 1551 pasó a formar parte de la asociación de pintores de Amberes.

Como era costumbre para los artistas de esa época, Pieter se dedicó a viajar para conocer las tendencias, identificar y desarrollar su estilo propio. Este viaje, le permitió conocer el arte suizo, francés e italiano.

La obra Juegos de Niños o también como Enciclopedia de juegos de los niños flamencos es una de las pocas obras de arte que se ha centrado en la figura infantil. En realidad, no era muy común que los artistas se centrasen en esta etapa madurativa, más bien los niños aparecían en los lienzos como escusas para tratar algún otro tema más destacable pero no como el objeto de estudio de un lienzo en sí mismos.

La obra ha sido realizada en torno al año 1560 siguiendo la técnica del óleo sobre tabla tan típica de la zona norte de Europa. En la actualidad el cuadro se conservan en el Kunsthistorisches Museum de Viena.

En esta obra el artista se ha recreado representando más de doscientos cincuenta niños que aparecen jugando a más de ochenta juegos diferentes aunque algunos no son estrictamente juegos sino que se limitan a imitar las costumbres de sus mayores. Se trata de una verdadera escena costumbrista en la que el artista renacentista nos hace partícipes de la inocencia de la infancia. La escena se desarrolla en el exterior de una ciudad que ha sido tomada por los pequeños infantes.

Entre las actividades de los pequeños se pueden observar juegos como la gallinita ciega, el escondite, la sillita de la reina, la cucaña o el potro pero también se pueden ver objetos lúdicos como peonzas, las tabas, aros metálicos molinillos y un largo etcétera que hacen las delicias de los más pequeños.

Siguiendo nuestro proyecto educativo hemos elegido esta obra para acercar a los más pequeños a juegos tradicionales y practicarlos en clase, haciendo hincapié en el compañerismo y reforzando la importancia de compartir.

Con esta obra vamos a reforzar conceptos ya trabajados, como los colores, las partes de la cara y las prendas de vestir.

Por último, os haremos entrega del cuadro en blanco con forma de rompecabezas para que os divertíais coloreandolo, recortándolo y montandolo junto a vuestros hijos/as.

Escribe un comentario