Está a punto de llegar y nuestros hogares ya lo reflejan. Y es que la Navidad no solo se disfruta en los días señalados, sino también algunas semanas antes cuando comenzamos a prepararla en casa. Los elementos decorativos empiezan ya a llenar comedores, ventanas, puertas,…Todo eso son los ingredientes que hacen mágicas estas fechas, pero que a la vez, sino llevamos a cabo una serie de precauciones pueden generar cierto peligro con los niños.

Desde E. I. Menuts queremos que disfrutéis de todo lo bueno que tienen estas fechas evitando cualquier incidente. Por eso, te exponemos algunos de los riesgos más comunes y la mejor forma de prevenirlos.

El árbol de Navidad

Si nuestro árbol es artificial, siempre debemos asegurarnos de que esté homologado y que sea resistente al fuego. Aunque, en cualquier caso, hay que evitar siempre situarlo cerca de lugares que podrían generar peligro de incendio como chimeneas, estufas o radiadores.

En caso de que sea natural, es conveniente que sea recién cortado, de modo que sus hojas sean más difíciles de arrancar por lo niños.

Coloca el árbol de modo que sea complicado volcarlo, a los más peques les encanta y no podrán resistir la tentación de tocarlo. Por eso hay que evitar que pueda caérseles encima.

Velas

Son elementos muy llamativos para los niños, por eso siempre es mejor colocarlas en lugares altos, donde los peques no puedan acceder. Además, no te olvides de colocarlas lejos de elementos que puedan prenderse con facilidad.

El Belén

Jugar con las figuras del Belén puede convertirse en el entretenimiento favorito de un niño. Se recomienda que las piezas sean demasiado pequeños, ya que los más pequeños podrían atragantarse con ellas.
En caso de usar serrín, musgo seco o nieve artificial, hazlo en lugares donde los niños no puedan tener acceso, podrían llevárselo a la boca.

Las Luces

En el caso de las luces, además de todas las medidas de seguridad habituales (distintivo CE, todas en perfecto estado, etc) hay que que colocarlas en lugares donde los peques no puedan jugar con ellas. De lo contrario, podrían llevárselas a la boca y convertirse en algo peligroso. Algunos cables contienen plomo en la base de la bombilla y en el alambre del revestimiento.

Adornos

Evitar elementos que puedan romperse con facilidad , puntiaguos o afilados, así como muérdago, acebo o flores de Pascua debido a su toxicidad. Evita adornos demasiado llamativos, en forma de dulces por ejemplo, los niños podrían confundirlos y atragantarse con ellos.

Con esta serie de pautas podrás tener una Navidad sin incidentes y disfrutar de los grandes momentos de magia e ilusión que se viven estos días, sobre todo si hay peques en casa.

Desde E. I. Menuts os deseamos una ¡Feliz Navidad y próspero Año Nuevo!

Escribe un comentario


tres + = 8